Panoramio is closing. Learn how to back up your data.

Santuario de Urkiola

Santuario de Urkiola, sin duda, está ligado al establecimiento del Cristianismo. Los primeros brotes de la cristianización del suelo vizcaíno comienzan en el siglo IX hasta el XI y se cree que ésta pudo penetrar por Alava, siendo importantes vehículos de transmisión las vías romanas. Una de estas vías pasaba por Urkiola, lo que contribuyó a que el Duranguesado fuera una de las zonas de mayor implantación y de irradiación cristiana.

Muchas ermitas fueron construidas sobre cuevas y fuentes de antiguo culto gentílico, y de la misma manera, los santuarios más populares, se levantan precisamente en Aralar y Anboto, moradas sagradas de Mari, el genio central de la Mitología Vasca.

Con respecto a la antigüedad delSantuario no se sabe con exactitud, ya que no existen documentos antiguos que lo precisen y de los que se dispone solo dicen que es antiquísimo. Es verdad que Urkiola reunía unas condiciones óptimas para convertirse en uno de los primeros templos del país, puesto que era uno de los grandes focos del pastoreo, un lugar ya sagrado y un camino atravesaba su geografía.

Algunos cronistas aventuran el inicio de la Iglesia de Urkiola en los siglos VIII o IX. Así, se sabe que, en el año 1567 tenía el Santuario un hospital y una casa que producía una renta de 61 ducados, que servía para el sostenimiento del culto del templo y del hospital. En el Santuario de Urkiolase venera a los Santos Antonios, Abad y de Padua, pero el viejo San Antón Abad ha sido eclipsado hasta tal punto que al mismo Santuario se le llama vulgarmente "Santuario de San Antonio".

Su construcción es de grandes proporciones. La Basílica actual fue construida en el siglo XIX por el arquitecto bilbaíno Jose Mª Basterra. El acceso se realiza por una gran escalinata. El altar actual está rodeado de veintiuna piedras cúbicas. En el jardín del santuario hay elementos simbólicos de la vida de Bizkaia: la vida marinera, mediante un ancla; la Bizkaia agrícola, mediante una laya, útil de labranza; y la Bizkaia industrial, mediante una turbina de piedra procedente de una antigua ferrería. Frente al Santuario, se encuentra una gran piedra de la cual se afirma que es un meteorito y al que se atribuyen virtudes especiales: dice la creencia popular que dando vueltas a su alrededor las mozas casaderas encontraban pronto marido.

Destacan dos ermitas casi equidistantes del Santuario, y unidas a éste y entre sí por una calzada: Santa Apolonia y Santo Cristo. En Urkiola, aislada, en la ladera sur de Urkiolagirre, bordeando el Santuario por la derecha, y a unos 200 m., en medio de un hayedo, se encuentra la ermita de Santa Apolonia, popularmente "Santutxu" que se asienta en la antigua calzada de Vitoria.

Antiguamente tenía función de humilladero, pues los peregrinos se detenían antes de llegar al Santuario, preparándose para la penitencia o promesa hecha al santo, y muchos caminaban a pie desnudo por la calzada hasta el Santuario. Está edificada sobre una fuente, a cuyas aguas se atribuyen virtudes curativas. Es tradición que los que padecen dolor de muelas deben tomar agua de esta fuente en la boca, dar tres o siete vueltas alrededor de la ermita y luego arrojar el líquido en su interior invocando a la Santa. Para que surtiera efecto se debía rezar antes de este rito un credo y otro al finalizar. Santa Apolonia fue considerada la patrona de los dentistas del Duranguesado. Parece ser que por debajo de la ermita pasaba en otro tiempo el Camino Real.

Al noroeste del Santuario, en la carretera, se encuentra la Ermita del Santo Cristo, popularmente "Kristoren ermita". Está vinculada al Santuario también mediante una calzada. Al igual que la anterior, poseía antiguamente carácter de humilladero. Aquí se descalzaban los peregrinos antes de llegar al Santuario y hacían el acto de contrición. El Santuario de Urkiola y las ermitas del Santo Cristo y Santa Polonia son monumentos próximos al área recreativa de Saibi-Erreka.

Show more
Show less

Photo details

  • Uploaded on January 12, 2013
  • © All Rights Reserved
    by Karlos Conde