Panoramio is closing. Learn how to back up your data.

Boquiabierto

A mí que no me fastidien, pero si uno se sienta en uno de estos bancos, en lo último que piensa es en ponerse a rezar. Lo que aquí pasa es que uno entra en una especie de trance contemplativo babacolgante de no te menees. En pocos sitios he pagado una entrada más a gusto que aquí, y me hace ilusión pensar que con mi entrada , aunque no sea más que con una pequeña esquirla de cerámica allí subida, pueda ayudar a que otros en el futuro puedan alucinar aún más que yo.

La próxima vez que vaya a Barcelona, pienso pasarme un día entero allí metido, con todo el equipo. Esto es un panorama montado con Hugin a partir de nueve tomas hechas a pulso y corriendo con una Nikon D50 con el 18-55 de serie, objetivo que tenía roto y que tenía que sujetar a mano, pegándolo al cuerpo de la cámara, para poder seguir haciendo fotos. Incluso se me cayó una vez al suelo de mármol dentro del templo y, oye, como si na, siguió funcionando tan ricamente. Ópticamente es una delicia, pero su montura de plástico es una birria nada digna de llevar el nombre Nikon, ya que se rompe con la mirada. Mi suegro tuvo el mismo y le pasó igual.

Show more
Show less

Photo details

  • Uploaded on June 26, 2013
  • © All Rights Reserved
    by Enrique Ortiz de Zár…