Panoramio is closing. Learn how to back up your data.

FOZ - San Martiño de Mondoñedo

Tiene elementos arquitectónicos de los siglos X, XI y XII. Es de planta basilical con tres naves y sus tres ábsides semicirculares, donde pueden apreciarse las bandas y los arquillos ciegos de factura lombarda. El central está dividido por tres fajas verticales con ventanas en cada tramo adornadas con un ajedrezado. Dispone de un crucero y cimborrio cuyo tambor tiene la originalidad de ser rectangular con las esquinas redondeadas. Las naves están separadas por tres pares de pilares, con columnas adosadas a los que están más próximos al crucero. Las naves laterales reciben la luz de los vanos abocinados; la nave central se cubre con techumbre de madera y tejado a dos aguas.

Ajedrezado y arcos lombardos.En el edificio pueden apreciarse las tres etapas constructivas:

Primera etapa, del siglo X, a la que corresponde el muro sur y parte del muro norte. En el muro norte se abren tres vanos abocinados y una puerta con arco de herradura reutilizada del templo primitivo (tapiada en la actualidad), más otra puerta que sirve de entrada. En el muro sur se conservan ménsulas donde se apoyaban las vigas del claustro del antiguo monasterio. Esta primera etapa es la construcción realizada por el obispo Rosendo, sobre una mucho más antigua. Segunda etapa, del siglo XI, época ya románica, a la que corresponde la parte central, con el arco triunfal y los absidiolos, más el cimborrio sobre tambor rectangular y ángulos redondeados, elemento muy original que puede apreciarse perfectamente tanto en el interior del templo como en el exterior. Los capiteles de esta zona, así como la placa labrada que se encuentra sobre el altar a modo de retablo, corresponden a escultores de muy buena maestría. Representan temas historiados como la parábola del rico Epulón o la degollación de Juan el Bautista, temas relativos al pecado, el más representativo es el de la lujuria, y temas de caza, animales y vegetales. Tercera etapa, del siglo XII, a la que corresponden el ábside central y la fachada oeste, encuadrada entre la torre y el contrafuerte opuesto. También a este siglo corresponden los canecillos de los muros de las naves. Además, en las obras de restauración realizadas en esta basílica en los primeros meses de 2008 se pusieron al descubierto unas pinturas murales, muy deterioradas, que fueron catalogadas como los frescos románicos más antiguos de Galicia, datados en el siglo XII. [13] Durante la Edad Media, estas pinturas fueron cubiertas por sucesivas capas de cal, práctica habitual en el mantenimiento de las iglesias de la época.

Show more
Show less

Photo details

  • Uploaded on October 21, 2013
  • Attribution-Noncommercial-No Derivative Works
    by Antonio Sánchez Lojo
    • Camera: NIKON CORPORATION NIKON D3000
    • Taken on 2013/08/25 11:42:48
    • Exposure: 0.050s (1/20)
    • Focal Length: 38.00mm
    • F/Stop: f/4.800
    • ISO Speed: ISO1600
    • Exposure Bias: 0.00 EV
    • No flash