Panoramio is closing. Learn how to back up your data.

Templario

El Castillo, al que se accedía por un puente levadizo, se encuentra situado sobre un escarpe rocoso que domina la población de Castellote. El recinto ha estado ligado a innumerables enfrentamientos militares a lo largo de la historia.

De origen templario, la torre del homenaje y la sala capitular son las partes mejor conservadas del castillo al que se le ha realizado una profunda reconstrucción, siendo uno de los lugares más visitados de la localidad turolense.

Alfonso I el Batallador conquistó Castellote a los musulmanes en el siglo XII durante su campaña de expansión del reino de Aragón. El rey encargó la custodia de la plaza a un caballero llamado Español de Castellot, pero a la muerte del monarca los musulmanes la reconquistaron.

Entre 1168 y 1169, Alfonso II reconquistó Castellote y su castillo pasó a formar parte de la línea fronteriza con el Islam que estaba bajo el mando de Galindo Jiménez, señor de Belchite. Español de Castellot reclamó sus derechos históricos sobre la localidad y recuperó su propiedad, ya anciano, aunque renunció a ella a favor del rey manteniendo la tenencia.

En 1188, Gascón, hijo de Español de Castellot, consigue del rey Alfonso II la autorización para entregar Castellote a la Orden del santo Redentor, pero en 1196, Castellote y su castillo pasan a formar parte de la Orden del Temple que se hizo con el control de la comarca.

La villa vive bajo dominio templario su mayor fase de esplendor hasta que a principios del siglo XIV, el Papa Clemente V decretó la extinción de la Orden del Temple acusándola de herejía. El rey Jaime II, bajo mandato papal, asedia en 1308 el castillo que finalmente y tras un largo asalto se rinde. En 1137 pasó a ser una bailía de la Orden de san Juan.

En 1837, Don Carlos, el pretendiente al trono de España a la muerte de su hermano el rey Fernando VII, ordena al general Cabrera la modernización y ampliación de la fortaleza que se convertiría en uno de los baluartes carlistas del Maestrazgo.

En 1840, el general isabelino Espartero se presenta en Castellote al mando de 32 batallones reforzados con diecinueve cañones y obuses. El 23 de marzo comienza el ataque isabelino sobre las ermitas fortificadas de San Macario y San Cristóbal. Al día siguiente los carlistas se refugian en el castillo que es asediado y constantemente bombardeado hasta que van cediendo sus defensas. Los carlistas, que habían causado numerosas bajas entre las filas isabelinas, gracias a su posición dominante, se negaron a parlamentar con lo que el general Espartero ordenó el asalto al castillo que conquistó definitivamente el 23 de marzo. Tras la victoria sobre los carlistas, Espartero ordenó la desmantelación total del castillo.

Show more
Show less
zaragoza

Photo details

  • Uploaded on November 8, 2013
  • Attribution-Noncommercial-No Derivative Works
    by Ocminter octavio
    • Camera: SONY SLT-A58
    • Taken on 2013/08/16 10:56:25
    • Exposure: 0.006s (1/160)
    • Focal Length: 130.00mm
    • F/Stop: f/9.000
    • ISO Speed: ISO100
    • Exposure Bias: 0.00 EV
    • No flash