Guimbalete
649
photos
7
on Google Maps
views

Guimbalete's conversations

Woow en todo el tiempo que he vivido en esta región me había tocado ver una cactácea nacer de un tronco como si fuera ingerto. Impresionante!!!!!

Casi casi se parece esa región a Guimbalete, solo que acá en lugar de ver monos aulladores ves ...... lagartijas, quizá por eso prefiere ir Nicolás para allá.

Y ampliando la foto (con los clicks necesarios), hasta Las Cabrillas se ven en la parte superior entre la esquina de la casa y el primer tronco. La otra estrella grande más a la derecha es Algol en Perseo

ES SORPRENDENTE EL ATARDECER, QUIEN DICE QUE EL DESIERTO NO PUEDE SER HERMOSO.

deveras eres un tipo con suerte compadre, son exelentes fotos las dos, saludos

compadre, que buena foto esto es lo que mas me gusta de los ranchos, saludos

Noe: Me da mucho gusto ver otros habitantes de tu magnífico rancho en la galería.

Saludos:

Víctor Murillo C.

muy bonias fotos y tanbien los paisajes

For me it is such a pleasure to see Guimbalete vibrant with life once again. Starting from 1967 I lived thirty-three miles away, and as the local priest I came frequently to the ranch to administer to the people. Because at the ranch headquarters there is an abundance of water at the depth of fifteen feet, the place was sort of an oasis in the semi desert. On occasions I spent long hours wandering through the area. In the washes between sand dunes now and then an arrow point was seen. There were occasions when I stayed overnight. At that time the ranch comprised 50,000 hectares, or 123,500 acres, and the owner, Señor Florentino Ibarra, lived in Torreón. He came out to the ranch only occasionally for a check. In the meantime an overseer, Adolfo Martínez of Sierra Mojada, lived there with his family. Also, with their families, three cowhands and a general maintenance man who was efficient at the forge and shoeing the horses. There was one outpost on the ranch where another cowhand and his family lived to take care of the cattle in that area. Already at this time the ranch was old, and the adobe buildings with mud roofs were in a state of disrepair. Little by little acreage was lost; I do not know whether to sale or foreclosure. So also the number of cattle decreased. Fewer personnel were needed. In the end the ranch, down to about 7500 hectares, or 18,532 acres, was abandoned and sold. It remained abandoned for a number of years, during which time the buildings of the ranch headquarters fell into complete ruin. Some few years ago Señor Noé González, purchased what remained of the ranch as a get-away. He, and others of the family, became quite enthused and began constructing block living quarters, and making many other improvements, especially ample water for the endemic fauna. A limited number of cattle were again introduced, but there is also the intention of turning the land into a type of nature preserve. That ranching is compatible with a nature preserve is evident from an increase in the fauna on the ranch. I retired in 2000, and presently live in Donna, Texas. When I learned of the renewed Guimbalete and came to know the present owner and his intentions, it made me very happy. There has always been a spot in my heart for Guimbalete. The above is only the briefest sketch of the long, interesting history and layout of the ranch. So very much more could be written. Padre James Lienert

Es para mí un placer ver Guimbalete otra vez vibrante de vida. A partir de 1967 viví a 53 Km. de allí y, como sacerdote local, iba frecuentemente al rancho a atender a la gente. Como en el casco del rancho se encuentra agua en abundancia a solo cuatro metros de profundidad, el lugar era una especie de oasis en el semi-desierto. En ocasiones me pasé largas horas deambulando por el área y de vez en cuando encontraba puntas de flecha en los derramadores entre las dunas de arena. Hubo ocasiones en que allí pasaba la noche. En aquel tiempo el rancho comprendía 50,000 hectáreas o 123,000 acres, y el propietario, Sr. Florentino Ibarra que vivía en Torreón, solo ocasionalmente iba al rancho a dar una revisada y en el ínterin, Adolfo Martínez, un capataz de Sierra Mojada, vivía allá con su familia. También con su familia vivían allí tres vaqueros y un encargado del mantenimiento general muy eficiente en la fragua y herrando los caballos. Había en el rancho un campamento alejado en el cual vivía otro vaquero con su familia, que se dedicaba al cuidado del ganado de esa área. Ya desde aquel tiempo el rancho era antiguo y las construcciones de adobe con techo de barro estaban en mal estado. Poco a poco, el área se fue reduciendo, no sé si por venta o por embargo, de manera que la cantidad de ganado también se redujo y menos personal fue necesario. Al final, el rancho, que se redujo a alrededor de 7,500 hectáreas o 18,532 acres, fue abandonado y vendido. Permaneció abandonado por varios años, durante los cuales las construcciones del casco terminaron por convertirse en ruinas. Hace pocos años, el Sr. Noé González adquirió lo que quedaba del rancho como un escape y, junto con algunos familiares, entusiastamente empezaron a construir viviendas de block y a hacer muchas otras mejoras, especialmente abrevaderos para la fauna endémica. Una cierta cantidad de ganado se introdujo otra vez, pero también se pretende crear una especie de reserva natural. Que el manejo del rancho es compatible con una reserva natural es evidente con el incremento de la fauna en el rancho. Yo me retiré en el 2000 y al presente vivo en Donna Texas. Cuando me enteré del renovado Guimbalete y supe del actual propietario y sus intenciones, me alegré mucho. Siempre ha habido un lugarcito en mi corazón para Guimbalete. Lo anterior es apenas una breve semblanza de la larga e interesante historia y apariencia del rancho, así que se podría escribir mucho más

« Previous12Next »

Friends

  • loading Loading…

 

Guimbalete's groups