Javier Fernandez Vallejo
478
photos
452
on Google Maps
views
Ninguno

Javier Fernandez Val…'s conversations

ja te passei unos E-Mail para que possamos comunicarmos ate mais...

Un pequeño claro entre las nubes permitió hacer la fotografía. Poco después la Luna quedó otra vez tapada y ya fue imposible volver a fotografiarla, pero durante esos instantes se pudo ver el resultado del juego del trío Sol-Tierra-Luna. Un hermoso espectáculo celestial.

La estela de tres aviones cruza el cielo, mientras el sol se oculta tras los pinares que curiosamente unos días después serían pasto de las llamas

Triste el año 2006 para mi tierra, que fue arrasada por el fuego de un extremo a otro. La luz del Sol apenas puede atravesar un cielo cubierto de humo, y actúa como un filtro para la cámara. Un claro día de agosto se había transformado en un rojo atardecer de humo y ceniza.

Aquel triste año 2006 los incendios forestales ayudados por la extrema sequía transformaron la verde Galicia en un infierno de cenizas y humo. Con el sol ya puesto, las luces de Creciente brillan como luciérnagas en la noche, mientras que los últimos rayos del sol tiñen de rojo un cielo en el que se entremezclan las nubes con el humo de los últimos incendios.

Las nieblas matinales aún no han abandonado en su totalidad el valle del Miño, y en capas superpuestas difuminan el contorno de las montañas como una cortina transparente.

De esta fotografía del verano del 2006, guardo el triste recuerdo de una esposa que con un hijo pequeño en sus brazos y otro agarrado a su falda, lloraba desgarradoramente a mis espaldas porque hacía tres horas que no sabía nada de su esposo, y el teléfono móvil de su marido parecía no existir. Al poco rato apareció el esposo todo ennegrecido por el humo y las cenizas, y sin teléfono. Le había caído en las llamas cuando voluntariamente ayudaba a apagar el incendio.

El horno de la rectoral adopta curiosamente la forma de una calavera humana, incluso el humo que salía por su boca, parece haber dibujado la nariz de una persona. Es espeluznante pensar que en un antiguo mundo dominado por la religión, ni el pan se podía cocer tranquilamente sin tener que meditar en la vida de ultratumba...

El Miño practicamente seco tras un largo período de tiempo sin lluvias, deja al descubierto sus fondos, como nunca los había mostrado. Otoño del 2007

Friends

  • loading Loading…

 

Javier Fernandez Val…'s groups